Las personas cambiamos cuando tomamos conciencia del potencial que tenemos para cambiar las cosas.

Ser solidario es uno de los atributos más honorables que definen a las personas. Muchos de nosotros, enfrascados en una vida acelerada, colaboramos con diversas ONG e intentamos tener una actitud de responsabilidad social hacia lo que nos es conocido.

Una de las mejores experiencias de la solidaridad es vivirla en primera persona, esta es nuestra actividad solidaria y de colaboración en la región del sur de Marruecos. Codo a codo con sus habitantes, estamos cooperando para mejorar la formación de los niños.

Hemos equipado una aula con ordenadores, impresora fotocopiadora, proyector, equipo de sonido, etc.  la Escuela El Amal de Amzrou, Zagora. En esta misma escuela también hemos colaborado aportando material escolar para 100 niños.

En Ramlia, una aldea en un pequeño oasis en mitad del desierto, hemos construido un local con una aula para los niños de 3 a 5 años y una sala con 6 telares para las mujeres con el objetivo de potenciar la formación inicial no obligatoria y el trabajo en cooperativa .

A todos los que queráis vivirlo, que consideréis que vuestro potencial vale la pena aprovecharlo con un proyecto solidario propio, adelante!
Hay mucho camino por recorrer. Continuamos compartiendo y colaborando, enriqueciéndonos mutuamente.

Comentarios

Tripadvisor