Cada año, en el mes de mayo, el Moussem de las rosas.

Cada año, en el mes de mayo, el valle de las rosas despierta todos los sentidos para celebrar conjuntamente con todos los habitantes de la región, la recogida de las rosas, sustento de muchas familias que viven en este valle ubicado en el alto Atlas, en el sudeste de Marruecos, justo donde las montañas ceden su fuerza al valle, donde las rosas toman protagonismo.

El cultivo de las rosas, la destilería de sus esencias, la producción de sus perfumes, la conocida agua de rosas, representan el quehacer de la región y es la principal fuente de ingresos de la economía local.

Kelaat M’Gouna es el pueblo principal, con cerca de 15.000 habitantes, rodeado de hectáreas de rosales.

La rosa de damasco es recogida una a una por las mujeres de la región, cada familia cultiva un pequeño terreno de rosales y durante el mes de mayo, la recogida de las rosa, termina con una gran fiesta en donde la comida y la música tradicional sirven para festejar a las rosas damasquinas.

El valle de las rosas confluye con el valle de Dades, conocido por las gargantas del Dades, antes una pequeña población Bhou Tarar nos lleva a descubrir parajes totalmente vírgenes, parajes mesetarios entre montañas, donde solo la pista abre camino, donde solo pequeñas familias nómadas trogloditas viven en ellos.

Un espectáculo de naturaleza salvaje, de sencillez en las vidas, de artesanía, de perfumes y colores.

El festival de las rosas, cada año, en el mes de mayo.

Nuestros viajes personalizados permiten disfrutar de la esencia de Marruecos.

Comentarios

Tripadvisor