500 años lleva observando  el quehacer cotidiano del valle del Draa, en el sur de Marruecos, cerca de Agdz,  desde los primeros habitantes en ella, los de la tribu de bereberes de Mezguita, defendiéndolos de las invasiones, acogiendo a los nómadas que llegaban en largas caravanas desde Tombouctou,  escuchando sus cantos, el correr de los niños por el interior del ksar,  500 años observando el río, su gran río Draa a sus pies, y allí continua, en pie, una de las más ancianas Kasbahs, observando ahora, desde su rincón estratégico el ir y venir del tránsito, esperando que la disfrutemos, entrar por una de sus 4 puertas, pasear por sus ya casi desaparecidas callejuelas,  allí continua, esperándonos!!

Comentarios

Tripadvisor