Soy pedagoga, dedico a educar parte de mi vida y dicen, que formar a personas es: enseñar, compartir, acompañar, descubrir, experimentar, creer, confiar, probar, errar, acertar, disfrutar, crecer, inspirar, alentar, mostrar, respetar, sentir, … Cuando la educación traspasa los límites de lo meramente académico, se exponencia su valor y se convierte en viajes increíbles que nos forman como personas, viajes pensados para que disfrutes de una experiencia inolvidable, viajes personalizados donde te descubriremos el Marruecos auténtico, compartiendo contigo, acompañándote en esta nueva forma de enseñar.

La Madraza de  Ali Ben Youssef se encuentra en la medina de Marrakech, anexa a la más antigua mezquita de la ciudad. Esta escuela  albergó cerca de 900 estudiantes, disponía de  130 celdas y salas de estudio. Fue construida en el siglo XV y era la escuela musulmana más grande de Marruecos. En ella se formaban alumnos en estudios superiores, en el estudio de diversas artes y del Corán.

Durante siglos formó a personas y permaneció activa hasta 1960. La decoración, tanto del patio como de la gran sala de oración, es espectacular. Una exquisita mezcla de madera, mármol, estuco y mosaicos, laboriosamente trabajados. Pasear por el patio central, por  la sala de oración, por los pasillos que llevan a las pequeñas habitaciones de los estudiantes, entrar en ellas, asomarse por los pequeños patios, te permite hacer volar la imaginación y sentir en ella la vida de los estudiantes. Asomarse a las ventanas que dan al patio y dejar transcurrir el tiempo empapándonos de  sensaciones. El viaje como escuela del mundo.

Comentarios

  1. Íngrid
    04/06/2015 13:10
    Responder

    Por un momento he podido sentir que estaba allí. Realmente viajar es una oportunidad de oro para aprender y abrir la mente y el corazón a gentes, culturas, experiencias, emociones…

Tripadvisor